Al igual que en los procesos de diseño, queremos fundamentar el mensaje que queremos transmitir y para qué. Y la razón, más allá de la sensibilidad, es la de ralentizar el ritmo frenético que nos envuelve el día a día a través de metodologías conscientes que impriman motivación y permitan revelar la esencia más genuina de las personas y, por tanto, las marcas que representan.

Método Snsible:

Para cumplir con esta misión, aplicamos herramientas y procedimientos propios del diseño, sumadas a las competencias transversales del coaching empresarial e individual. Y a las que pone la guinda una buena dosis de humanización. Porque además de profesionales, somos personas. Personas a las que nos gusta divertirnos, cuidarnos unas a otras y hacer un poco más sostenible el mundo que habitamos, en lo tangible [naturaleza] y en lo intangible [tiempo y autonomía]. Y si de paso, lo dejamos todo más bonito, ¡mucho mejor!

Nuestros pilares fundamentales:

1. Inmersión

Lo primero es saber quiénes somos y de dónde venimos. Nos gusta conocer los mimbres de las organizaciones para conectar con su historia y aprender a caminar conjuntamente.

2. Empatía

Somos conscientes de la diversidad de inquietudes y emociones que supone confiar tu marca y tus valores a otras personas.
Por eso nos centramos en cuidar minuciosamente las relaciones para generar impactos positivos.

3. Escucha activa

Se nos da bien escuchar, sí. Porque no entendemos el buen diseño sin prestar atención de calidad para interiorizar las necesidades de nuestros clientes, la sociedad y el propio planeta.

4. Propósito

¿Quiénes queremos ser de mayores? ¿Cómo queremos que nos perciban y cómo queremos que nos recuerden? Básicamente, tener un propósito es dejar un legado, y queremos contribuir a que sea el mejor de los mejores.

CO- DISEÑAMOS

Podemos hacer las cosas a nuestro libre albedrío, pero haciendo equipo conseguiremos resultados con verdadero impacto. Queremos integrarnos en la cultura de tu empresa, de tu equipo, empaparnos de tu saber hacer y contagiarnos de la ilusión que se libera mirando al futuro. Solo así podremos aplicar una visión sólida que refuerce vuestra trayectoria.

Por norma general, tenemos dos cartas que nos gusta poner siempre sobre la mesa: